Asesoramiento

Durante todos estos años, profesionalmente mi esfuerzo ha estado dirigido a demostrar que el interiorismo no es una disciplina reservada a una determinada capa social.

Su aplicación no está reservada a la élite. Una vivienda puede tener distintas interpretaciones, todas ellas de agradable lectura sin que para ello necesitemos un único lenguaje… una alto presupuesto.

Servicio de consulta para orientar a personas que no necesitan un proyecto integral de interiorismo sino asesoramiento o consejo para sacar el máximo rendimiento de su vivienda, oficina o chatet.

Para ello analizamos necesidades: estudiamos el espacio, argumentos estéticos, selección de materiales y texturas, colores, iluminación, selección de tejidos y acompañamos al cliente a tiendas para elegir sanitarios, alicatados, mobiliario y complementos.

Evitamos seguir modas o tendencias perecederas, persiguiendo como objetivo en cada encargo, estudiar el espacio a tratar de manera contundente, es nuestro reto principal. Lo demás con la ayuda de la propiedad, es tarea intuitiva, mucho más sencillo.

Lo más gratificante en mi profesión como diseñador de interiores, está en recibir a alguien que viene a mi estudio a darme la posibilidad de participar en su vida diaria, resolver su vivienda.

Entender a las personas que me hacen el encargo sus necesidades, ideas, preferencias, se convierte en mi único objetivo antes de iniciar el nuevo proyecto. Comentarles detalles constructivos, texturas, materiales, argumentar soluciones a supuestas dudas, exigir su presencia en distintas etapas de obra… son constantes durante la evolución de cualquier reforma.